Noticias Iveco

Alianza por el medioambiente

En sus más de 40 años de historia CESPA, compañía perteneciente a Ferrovial, se ha especializado en la prestación de servicios medioambientales de recogida de residuos, limpieza viaria y jardinería. Y todo ello con Iveco como aliado, tal y como reconoce Antonio Jiménez, Jefe de Areas de Taller y Maquinaria de Barcelona.

¿Desde cuando lleva CESPA apostando por las energías alternativas? ¿Piensan que es el futuro dentro de este segmento de actividad?

CESPA lleva apostando desde hace más de diez años por vehículos propulsados con energías alternativas, buscando siempre versiones más respetuosas con el medio ambiente y lo más silenciosas posible, para reducir el impacto que tienen los servicios públicos prestados. La apuesta por estas tecnologías, se ha producido tanto por requerimiento de nuestros clientes como por desarrollos y proyectos de I+D+i propios de nuestra empresa.

Al ser los servicios urbanos una actividad de alto impacto acústico y de emisiones de gases, el futuro de los vehículos en este campo está claramente marcado por la utilización de combustibles alternativos, vehículos eléctricos y vehículos con recuperación de energía, como son los chasis híbridos. En este sentido, CESPA ha incorporado en los últimos años una importante flota de vehículos propulsados por GNC, GLP, eléctricos e híbridos.

¿Con cuanto vehículos cuentan en la actualidad en lo que a híbridos se refiere y cuantos de ellos son Iveco? ¿Qué características especiales tienen todos ellos?

De los 305 vehículos que tenemos para dar servicio al Ayuntamiento de Barcelona, 12 de ellos son híbridos y 17 bimodales. En los camiones híbridos se ha apostado por Iveco adquiriendo las primeras unidades del mercado e incorporando carrozados que cubren todos los servicios urbanos prestados por CESPA. Así contamos con unidades recolectoras, cisternas de riego y equipos brigada de caja abierta.

¿Por qué Iveco y desde cuándo llevan con ellos? ¿Tienen algún tipo de servicio postventa contratado con la marca?

La apuesta por Iveco ha venido marcada por la estrecha relación entre ambas compañías, lo que ha permitido disponer a CESPA de las primeras unidades operativas de chasis híbrido colaborando conjuntamente, colaborado en este sentido en el desarrollo de los carrozados para servicios urbanos -las unidades están en servicio desde los primeros meses del 2010-. Además, no podemos negar que los Eurocargo tienen una gran disponibilidad en cuanto a MMA, permitiendo a su vez montar infinidad de equipos (recolectores de carga posterior, cajas abiertas, compactadoras, etc.).

A nivel de mantenimiento, CESPA realiza en sus propios talleres el mantenimiento preventivo de las unidades híbridas, con soporte directo de las fábricas de Madrid y Barcelona de Iveco en caso de averías. A este respecto, hay que destacar el seguimiento que realiza la propia marca en los chasis, monitorizando periódicamente el funcionamiento de las unidades y actualizando el software de funcionamiento para mejorar las prestaciones de los equipos.

¿Qué tipo de mantenimiento tienen estos vehículos y qué les diferencian del resto en este sentido?

Estamos gratamente sorprendidos al poder confirmar que, efectivamente, en todas las unidades híbridas no nos hemos visto obligados a realizar mantenimientos excepcionales, extraordinarios o simplemente diferentes a cualquier vehículo de combustión similar.

¿Tienen algún tipo de subvención para la compra de estos vehículos?

A día de hoy, las subvenciones para esta clase de vehículos vienen marcadas por cada Comunidad Autónoma y no siempre es posible acogerse a ellas. Sería interesante disponer de planes equivalentes al Plan Movele para vehículos eléctricos y no restringidas al régimen de minimis, lo que limita enormemente a las grandes empresas, impulsoras de los vehículos con energías alternativas, acogerse a estas ayudas.

En el tema de las carrocerías y los diferentes implementos con lo que cuenta cada vehículo, ¿con quién trabajan? ¿Qué tipo de carrocerías necesitan estos vehículos para realizar su trabajo?

Debido a que su chasis es como cualquier otro, nuestras unidades tienen configuraciones diferentes y, por tanto, carrozados diferentes.

¿Cómo es una jornada normal de trabajo con estos vehículos?

La jornada de trabajo no difiere de la que realiza cualquier otro vehículo. Una vez asignado el vehículo al conductor, en función del tipo de servicio que va a realizar, éste inicia su labor en condiciones normales, no sin antes, eso sí, verificar que todo funciona correctamente. Al finalizar la misma, realiza el repostaje del vehículo y lo deja en las instalaciones para su siguiente utilización.

¿Qué grado de satisfacción tienen con estos vehículos (tanto ustedes como sus conductores)?

Cara al conductor o usuario del vehículo el comportamiento es el mismo. De hecho, para la perspectiva del usuario, que el vehículo sea híbrido es algo totalmente transparente a nivel de utilización. La única diferencia es la presencia de una pantalla extra en el salpicadero de cada unidad que aporta información extra acerca de la demanda de potencia y recuperación de energía. Para algunos conductores, esa información les resulta atractiva consultarla y, para otros, les es indiferente.

¿Forman ustedes a sus conductores?

Al ser nuestras contratas de larga duración (8 años más 2 prorrogables) e ir evolucionando los vehículos con el tiempo –hay que tener en cuenta que en transcursos de estos años vamos adquiriendo nuevas unidades-, procuramos que nuestros conductores tengan una formación continuada.

Además, cuando iniciamos una contrata nos vemos en la obligación de hacer una formación masiva, por la cantidad de vehículos nuevos que tenemos y las grandes posibilidades desde el punto de vista operativo con las que cuentan.

¿Piensan seguir trabajando con Iveco en el futuro?

Está claro que sí, puesto que nuestra confianza en esta marca es merecida. Cumplen perfectamente tanto en la venta –siempre han respetado el calendario marcado de entregas- como en la postventa en toda la vida útil de los vehículos.