Noticias Iveco

Eficiencia energética probada

4Mar2013

Ser eficientes energéticamente hablando es una de las máximas de las plantas de Iveco de Madrid y Valladolid. Tal es así, que en los últimos años ambas factorías han puesto en práctica una serie de actuaciones de cara precisamente a reducir el consumo energético global y a disminuir las emisiones contaminantes.

El resultado de todo ello es la obtención del certificado ISO 50001, que reconoce los niveles de excelencia alcanzado por las dos fábricas en la mejora de la eficiencia energética.

Comenzando por la planta de Madrid, en la que se fabrican en exclusiva para todos los mercados el Stralis y el Trakker, destacar que entre 2009 y 2012 ha reducido su consumo energético global en un 54,5% (un 16,5% en el último año) gracias a la aplicación de una serie de pautas, como son las mejoras producidas en lo que respecta al aislamiento térmico de las instalaciones productivas o la puesta en marcha de un novedoso sistema automático de gestión de la climatización, que garantiza que la temperatura en el interior de la factoría sea la correcta durante todo el año, evitando de este modo derroches innecesarios.

Para ello invirtió sólo en 2012 un total de 451.000 euros, de los que ya se han “recuperado” 219.000 euros fruto del ahorro energético. Señalar en este sentido, que la fábrica de Madrid ha establecido 12 nuevos proyectos de mejora al objeto de conseguir una reducción anual en el consumo eléctrico, de gas natural y de calefacción del 6%.

Por su parte, y en lo que respecta a la planta de Valladolid, en la que se fabrican las Daily furgón y chasis cabina, alcanzó en 2012 una diminución de su consumo energético global del 13,5%. Para llegar a esta cifra se invirtieron 900.000 euros destinados a poner en práctica varios proyectos.

Entre ellos, sobresale un sistema que, con la instalación de intercambiadores aire-agua en las salidas de los hornos de pintura, permite aprovechar el calor residual para calentar el agua de las cubas de tratamiento de cataforesis, lo que evita un gasto adicional.

Pero eso no es todo, en tanto que se han implantado otros proyectos de ahorro energético como motores de alta eficiencia, aislamiento de los hornos o sectorización de las naves.

Señalar por todo ello que la factoría de Valladolid ha consumido entre los años 2008 y 2012 únicamente el 20% de la cuota de emisiones de efecto invernadero establecido por el protocolo de Kioto, evitándose de este modo que se lanzasen a la atmósfera 7.500 toneladas de CO2.